La Auditoría General de la Nación (AGN) aprobó un informe sobre el control y la ejecución presupuestaria del ejercicio 2013 y del primer semestre de 2014 de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu), en el que se encontró numerosas irregularidades.

Enfatizó que las anomalías advertidas en la planificación y ejecución presupuestaria evidencian un desvío de la normativa vigente, que repercute negativamente en el proceso de compras y contrataciones de la Universidad. Así, el informe dio cuenta de "enormes irregularidades" rayanas en muchos casos a cuestiones delictivas, no fue tenido en cuenta por la actual gestión del rector Rodolfo Tecchi quien no realizó las denuncias correspondientes a la justicia.

En este marco, la AGN observó que la Universidad no tiene un área de programación presupuestaria y que no pueden certificarse las transacciones que movilizaron fondos.

Además, advirtió irregularidades en las cuentas bancarias y en la emisión de cheques. Por ejemplo, se emitieron ocho cheques de $50.000, por un total de $400.000,00, a la entonces Secretaria de Administración en diciembre de 2013 en el marco del Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo. Se otorgaron anticipos de fondos sin establecer los requisitos mínimos ni tener una normativa específica para efectuarlos. Se pagó un total de $4.455.583 a varios funcionarios. Entre los más llamativos, al rector Enrique Mateo Arnau un monto de $380.000, y a su hijo, el coordinador técnico en Convenio con el Ministerio de Trabajo, Dr. Cristian Arnau, un monto de $1.169.276. Además, estos montos se fraccionaron mediante la emisión de múltiples cheques menores a $50.000, generando dificultades para verificar las políticas de prevención de lavado de activos.

El Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, que fue financiado por la Secretaría de Empleo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social con $2.483.904,00, se planteó para brindar oportunidades de inclusión social y laboral a 4.020 jóvenes entre 18 a 24 años. Asimismo, observó incumplimientos en las adquisiciones de bienes y servicios y en la contratación del personal. Por ejemplo, el Coordinador Técnico del Programa no tenía vínculo contractual con la Universidad pero se le pagó la suma de $ 1.217.939,99 en el año 2013. No encontró un cronograma de actividades que permitiera verificar el cumplimiento del Programa.

La UCR tiene que ser la gran herramienta colectiva para construir un proyecto de provincia.
Estamos llamados a gobernar Jujuy!Tenemos la responsabilidad de darles a todos los jujeños un mejor futuro. Gerardo Morales